Las vacaciones son un derecho

Las vacaciones son un derecho

Por todas partes. La palabra vacaciones está en boca de todos. En la radio los líderes de audiencia pasan el testigo a locutores con voces similares durante un mes, son muchos los que comentan dónde tienen pensado pasar estos meses, los anuncios en televisión y por Internet te bombardean con mil y un lugar para pasar ‘estos días’. La Dirección General de Tráfico habla de la segunda salida de las vacaciones. Pero ¿y si no puedes permitirte descansar?

Las vacaciones son un derecho y están definidas por el Diccionario de la Real Academia de la Lengua como vacación.(Del lat. vacatĭo, -ōnis)1. f. Descanso temporal de una actividad habitual, principalmente del trabajo remunerado o de los estudios. U. m. en pl. ¿Qué sucede cuando se está desempleado y el estado de ánimo no ayuda a desconectar porque la culpabilidad puede más que llevar a cabo ese derecho?

No voy a entrar en temas legales sobre prestaciones por desempleo, sino en algo igual de importante el descanso mental. No todo el mundo puede permitirse un viaje a una isla exótica, de hecho ni un viaje a una ciudad cercana a la suya. Todo conlleva gasto: el desplazamiento, el alojamiento, la comida, etcétera.

Sin embargo, esta crisis económica no afecta a todos por igual. Muchas personas siguen con sus rutinas habituales. Pero muchos otros han visto cómo sus rutinas han cambiado radicalmente.Según un estudio realizado por Axesor Marketing Intelligence. Un 35.88 %de los españoles no sale de su localidad de residencia durante las vacaciones.

Mientras algunos compañeros alardean con sus fotografías en lugares ¿paradisíacos? algo que hacían antes de la crisis económica, otros muchos observan estupefactos semejante nivel de exhibicionismo. Sin meternos en el grado de buen gusto o de sentimiento de empatía de cada cual, pasemos a observar una serie de consejos que serían válidos para una persona sin trabajo o con él, antes, durante y después de esta crisis (porque algún día llegará)

-Sentido común.¿De verdad crees que serías más feliz en una playa en una isla remota? ¿Te has planteado la razón de que los demás necesiten ser mirados por amigos y extraños a través de Internet? Tal vez tengan alguna carencia, y si no reciben la aprobación o los distintos comentarios del tipo: “qué envidia”, “qué guapo estás”, “quién pudiera” y demás, no sientan que están de vacaciones.

Es un sentimiento humano y una emoción muy utilizada en publicidad: querer estar mejor que el vecino y además que éste lo vea. Insisto, ¿de verdad necesitas mostrar o demostrar algo? Bien, si la respuesta es un no acompañado de una sonrisa, vamos por el buen camino.

-Un lujo a tu alcance. Muchas personas han descubierto al ver reducido su salario, y me refiero a los que han tenido suerte y no han perdido su empleo, que hacer cosas pequeñas como dar un paseo, tomar un helado, recorrer tu ciudad o visitar lugares cercanos es agradable, relaja, divierte y te hace sentir feliz. ¡Feliz! ¿Acaso no es lo que persigue el ser humano desde que el mundo es mundo? No dejes que las ideas preconcebidas de lo que significa felicidad para unos, lo sea para ti.

-Cuestión de actitud. Que todos necesitamos descansar es obvio. Pero que descansar y divertirse sea sinónimo de gastar es un error. Muchas personas de las llamadas ‘populares’ cuando llega el momento de dejar el puesto de trabajo sorprenden con unos hábitos de lo más humildes y sencillos. El desterrar de nuestra mente una felicidad impuesta es el primer paso para tomar las riendas de nuestras vacaciones ideales, que pueden ser de una semana, un mes o de cuatro días.

Si tu objetivo es firme: olvidarte de la crisis, de las noticias negativas, incluso de tus problemas laborales no te sientas culpable y coge la bici, ve a la playa si la tienes cerca, charla con los amigos, ve alguna película de humor, pero sobre todo, sal a la calle sin ningún plan, improvisar es una forma original de salir de los problemas cotidianos.

Descansar es necesario, positivo para nuestra salud mental y física. El cómo y dónde está en nuestras manos. No olvidemos que para ser feliz no se necesita vivir en una postal o en un salvapantallas durante treinta días.

Cantidad de personas han vivido a lo largo de la historia sin pisar una de esas playas “paradisíacas” cuando se supone que toca por el calendario. Recuerda que ese viaje soñado podrás cumplirlo tarde o temprano pero mientras tanto ¿es inteligente no permitirte desconectar?

http://www.pymesyautonomos.com/management/las-vacaciones-son-un-derecho

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s