Cuenta conmigo (Stand by me, 1986)

Cuenta conmigo (Stand by me, 1986).

  • Director: Rob Reiner. Guión: Raynold Gideon y Bruce A. Evans. Intérpretes: Will Wheaton, Corey Feldman, Jerry O’Conell, River Phoenix y Kiefer Sutherland.

Todo en esta película es evocación de un tiempo pasado que se mira con nostalgia. Basada en una historia de Stephen King (uno de esos escritos suyos que se salen del terror y lo fantástico), Cuenta conmigo enganchó a la generación joven que veía cine en los 80. Es una película que cuando se ve de niño te hace sentirte identificado con los cuatro protagonistas y su viaje por la vía del tren en busca de un cadáver. Sientes sus bromas y aventuras como propias. Al redescubrirla como adulto, la sensación agridulce es mayor y se aprecia ese camino, representado por la vía del tren, hacia la madurez. Todo empieza con el entusiasmo e ingenuidad propias de niños de 12 años en una aventura veraniega. "Sabíamos dónde estábamos. Era grandioso", dice el narrador.

Aunque la acción transcurre en 1959 (la banda sonora, uno de los grandes aciertos de la película, nos traslada allí de inmediato), es una aventura atemporal. King la situó ahí por recuerdos de su infancia, pero lo que cuenta es universal. La historia comienza en una casa de madera en un árbol y acaba en una casa de verdad (también con algo de madera), con una familia, con otra generación. Los cuatro protagonistas (un cuarteto de niños prodigio de Hollywood, ninguno tuvo un final en el mayor de los estrellatos) comienzan su aventura llenos de entusiasmo e ingenuidad. Se abrazan entre ellos, se preocupan los unos por los otros, se cuidan.

Pero es un verano duro. Por un lado, es el paso del colegio al instituto, su último verano juntos. Por otro, es en el que, a través de la búsqueda de ese cadáver de otro niño, sus propios fantasmas afloran. Todos relacionados con sus padres. Gordie (Will Wheaton), el narrador de la historia, acaba de perder a su hermano en un accidente de coche y es ignorado en casa. Reconoce que no lloró en el funeral y tiene pesadillas con el rechazo de su padre. Chris (River Phoenix) tiene un padre violento. Tanto él como su hermano tienen fama (en ocasiones merecida) de delincuentes. Teddy (Corey Feldman) tiene un padre que estuvo en la II Guerra Mundial. Para él siempre será un héroe del desembarco de Normandía, pero está ingresado en un sanatorio mental y una vez intentó matarle. Todos, en algún momento de la película, lloran al darse cuenta de la vida que tienen, lo que les ata. Pierden la inocencia a lágrima viva ante sus amigos. El último llanto como niños. Vern es el único que sigue igual, es el que representa la normalidad.

Cuando vuelven al pueblo (siendo Stephen King, solo podía llamarse Castle Rock), todo les parece distinto, más pequeño. Se separan en un cruce de calles. Ahí es donde el vínculo de la niñez definitivamente se diluye. Cuenta conmigo transmite esa sensación de cercanía de la amistad a los 12 años, ese tipo de confraternidad que de adultos hemos perdido en cierta forma. Los amigos son la infancia.

http://blogs.elpais.com/version-muy-original/2013/07/cine-de-verano-cuenta-conmigo-todo-en-un-dia-american-graffiti.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s