De ‘Star Trek’ a ‘Star Wars’, y tiro porque me toca

jj-abrams-star-wars%255B1%255D-701609[1]

De ‘Star Trek’ a ‘Star Wars’, y tiro porque me toca

  • Bob Orci, guionista de la nueva ‘Star Trek’, niega la influencia de la saga de George Lucas
  • El escritor considera que es La guerra de las galaxias la que bebe de los viajes de la Enterprise

“Creo que le será difícil encontrar nada en nuestras películas que no tenga su origen en Star Trek”. Roberto Bob Orci no quiere oír hablar de La guerra de las galaxias. El guionista de Star Trek En la Oscuridad niega que la saga inventada por George Lucas le haya influido o a los dos otros escritores de la película, Alex Kurtzman y Damon Lindelof.

A pesar de ese Kirk que bravuconea en una cantina como el Han Solo de Mos Eisley, o de las constantes discusiones subidas de tono entre el capitán de la Enterprise y Spock que tanto recuerdan al tira y afloja de Mark Hammill y Harrison Ford, Orci no da su brazo a torcer: “Que mi Star Trek sea más emocional no me acerca a La guerra de las galaxias, como tampoco a Kramer contra Kramer”. No pierde ocasión para escudarse en que muchos de los elementos argumentales de La guerra de las galaxias fueron inspirados por Star Trek: “Para empezar, Spock, en la serie original de los sesenta, sentía las muertes de muchos vulcanos a larga distancia en el espacio, ¿le suena Obi-Wan a alguien? La velocidad superlumínica empezó en Star Trek. Y hay un episodio de la serie, La máquina del juicio final, sobre un devorador de planetas, ¿no recuerda a la Estrella de la muerte? ¡Demonios, si hasta el título de Star Wars le roba la mitad a Star Trek!”.

Hasta el título de ‘Star Wars’ le roba la mitad al de ‘Star Trek’

Lo máximo que Orci está dispuesto a reconocer esta influencia es cuando recuerda cómo convencieron a Abrams, nada fan de las aventuras del Enterprise, para que se animara a dirigir el proyecto: “Le dijimos: Star Trek siempre ha sido como música clásica. Y La guerra de las galaxias, rock and roll. Nuestra versión podía ser más roquera”.

Kathleen Kennedy, máxima responsable de La Guerra de las Galaxias después de que George Lucas vendiera los derechos a Disney en otoño de 2012, convenció a J.J. Abrams a regañadientes para que dirigiera el séptimo capítulo, que se estrenará en 2015. El temor de Abrams, desvelado en público a Hollywood Life durante su inicial rechazo, era cometer un “sacrilegio” a una saga que, a diferencia de Star Trek, lo fascinó desde la infancia. Pero en cuanto ha aceptado, la pregunta ha saltado internet: Si Abrams acercó Star Trek a La guerra de las galaxias, ¿no será su Star Wars VII más de lo mismo?

En 2009, The New York Observer publicó un artículo que analizaba las sospechosas similitudes entre Star Trek y La guerra de las galaxias, comparando secuencias como el encuentro de Obi-Wan y Luke en Tatooine con el de Kirk y el viejo Spock. Este año, el blog cinematográfico Film School Rejects, citado por medios como CNN o The New York Times, recopiló otras nueve semejanzas. Y el experto de la saga Arnold T. Bloomberg afirmó que Abrams “ha reinventado la franquicia con mucha más acción y la estructura emocional de los filmes de La guerra de las galaxias” en una entrevista concedida a Vulture, portal de ocio de la revista New York.

Esa imitación de la estructura emocional es especialmente llamativa en la tripulación de la Enterprise. Por ejemplo, en el triángulo romántico inventado por Abrams y sus colaboradores para Spock, Uhura y Kirk, gemelo al existente entre Luke, Han Solo y Leia (aunque en este caso el vértice canalla lleva las de perder). O en cómo el ingeniero de la nave, Scotty, forma en esta versión un dúo cómico con un alienígena bajito y cabezón muy similar al de C-3PO y R2-D2.

En cuanto a la acción, la set piece es el préstamo fundamental tomado por Abrams y su equipo del clásico de George Lucas. Estas secuencias consisten en una compleja coreografía que congela la narración en favor del despliegue de efectos visuales, como sucede en el ataque a la Estrella de la muerte que cierra el primer capítulo estrenado de La guerra de las galaxias. En Star Trek II – La Ira de Kahn, la película que fundamenta En la oscuridad de Abrams, lo importante de los combates no eran las explosiones o tiroteos (que se resolvían con pocos planos), sino el duelo de estrategas entre James T. Kirk y su archienemigo, Kahn. En esta continuación de 2013 se vive de carrera en carrera, de salto en salto, de tiroteo en tiroteo, con complicadísimos movimientos de cámara y una duración de los planos realmente breve. Un dato: si Star Trek II – La ira de Kahn contaba con 949 planos, El Imperio contraataca casi doblaba el número, 1718. El número de planos de Star Trek 2009 de Abrams: 2178.

Roberto Orci, ante tantos ojos que ven mucho de la “Galaxia muy, muy lejana…” en su Star Trek, tiene un último argumento: “Si crear una gran superproducción es tomar prestado de La guerra de las galaxias, supongo que podrías hacer de ello la norma general”. Semana a semana, al mirar la cartelera nos encontramos con películas que ofrecen un cóctel de grandes secuencias de acción, aventura, humor ligero y emociones al límite, sea su protagonista un superhéroe, un alienígena o un dibujo animado. La sombra de La guerra de las galaxias es alargada, no porque Lucas inventara nada nuevo, sino porque dio con la fórmula perfecta para abarrotar las butacas. La incógnita de si J.J. Abrams seguirá valiéndose de ella para La guerra de las galaxias: Episodio VII se despejará en verano de 2015.

http://cultura.elpais.com/cultura/2013/07/04/actualidad/1372957867_473962.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s