Establecer prioridades en las tareas diarias como estrategia de supervivencia

Establecer prioridades en las tareas diarias como estrategia de supervivencia

  • Decir que estoy liado es quedarse corto. No me quejo. Nunca digo “no” a nada. Disfruto de la vida y de lo que hago. Me siento un ser humano privilegiado porque puedo elegir y tengo opciones.

Mantener la motivación es clave para finalizar las tareas diarias

Junto con tomar decisiones establecer prioridades es una de las tareas más importantes para avanzar y tener la sensación al final del día de haber conseguido algo. Mi estrategia de supervivencia para no hundirme en tareas semiacabadas es muy sencilla.

  • Empezar con las tareas rápidas primero: lo más importante para tener un día satisfactorio es tener un resultado rápido. Para ello empieza con algo que te permite lograrlo en la primera hora de tu jornada laboral o incluso antes.
  • Dividir las tareas difíciles en partes: no puedes cerrar los ojos frente a las tareas difíciles e incomodas. A veces corres el riesgo de tener la sensación de no avanzar porque nunca acaban. Divídela en partes digeribles que te permitan tener un avance visible.
  • Finalizar con algunas tareas fáciles: incluso si te toman un poco más de tiempo pero que te permiten cerrar el día con una tarea más realizada. No existe nada más frustrante (por lo menos para mí) dejando algo a medias sabiendo que tienes que retomarlo si o si.
  • Todo el mundo te dice que debes tratar con prioridad las tareas más importantes. A ver, eso es de sentido común. La pregunta es si de esa manera realmente se realizan. Yo creo que no.

Hay que encontrar un equilibrio entre placer y deber para fijar las prioridades

El problema es que todos nosotros somos vagos. No hay que darle más vueltas, es así. Escribo un post diario porque me gusta y punto. Es cierto que hay días donde me cuesta más pero mi blog no me hace sufrir.

Pues te cuento lo que a mí me pasa cuando no tengo otras opciones que realizar una tarea altamente desagradable. Me pongo con ello y a los 2 minutos veo un sobre en la esquina de abajo de mi portátil que me dice que acabo de recibir un mail. “Podría ser muy importante”, me digo por lo que no tengo otra opción evidentemente de averiguarlo. “Publi”, bueno, hubiera podido haber sido una cosa urgente así que he hecho bien en asegurarme. Antes de seguir me levanto para coger algo de beber porque “de repente” me ha entrado una sed que no veas.

Después de enrollarme os doy el resumen de mi hipótesis: si nos permitimos de realizar tareas de prioridad secundaria avanzamos más porque por lo menos hay tareas que se acaban. Todo se acumula e incluso aquellas que nos gustan pueden convertirse en un agobio si trabajamos contrarreloj. En otro caso te agobias porque te sientes culpable por no trabajar en lo realmente prioritario y al final no acabas nada.

http://www.marketingguerrilla.es/establecer-prioridades-en-las-tareas-diarias-como-estrategia-de-supervivencia/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s